El comisionado presidencial David Smolansky manifestó que teme por la integridad física y psicológica de los venezolanos que han retornado, como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

La integridad física y psicológica de los connacionales que han regresado está en riesgo debido a los tratos crueles y degradantes que están recibiendo por parte de la dictadura.

Así se manifestó el exalcalde del municipio El Hatillo en su Twitter (@dsmilansky), a la vez que narró algunas de las denuncias que han llegado a sus odios. Según estas narrativas, las fuerzas de seguridad estarían aprovechando la lamentable situación para obtener ganancias, a costa de las tragedias de sus connacionales.

He obtenido testimonios de retornados que han pasado días durmiendo en el piso, los tienen hacinados en albergues en Apure y Táchira mientras que la Guardia Nacional del régimen les cobra en dólares para trasladarlos en bus a otras ciudades del país.

Además, según el representante del Gobierno Interino para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, el régimen los ha responsabilizado de los focos de coronavirus en el país. Señaló que los han catalogado de “armas biológicas” y son maltratados tras su retorno.

El régimen ha culpado a los retornados de los nuevos brotes de coronavirus. Los ha tildado de “arma biológica” y ha amenazado con que deben pasar la cuarentena en una celda y sus casas deben ser marcadas. Muchos han estado hacinados en albergues y los han dejado sin comida.

Somlansky precisó que más de 80 mil venezolanos han retornado

Smolansky precisó que más de 80 mil venezolanos han retornado desde Colombia, por la criss económica generada por la pandemia. Aseveró que todavía hay 30 mil varados en la frontera, puesto que el régimen de Nicolás Maduro ha limitado el ingreso.

Desde el 14 de marzo han retornado 81 mil venezolanos desde Colombia en el marco del #COVID19. Más de 30 mil están varados en la frontera. Colombia instaló un corredor humanitario que el régimen del lado venezolano tiene restringido “permitiendo” el retorno 3 veces a la semana.

Finalmente, Smolansky insistió en que si se mantiene la situación, los niños pueden llegar a ser reclutados por los grupos irregulares que controlas las trochas. Las mujeres, por su parte, podrían caer en las manos de las redes de tráfico de personas, que las trasladan hacía el mar Caribe desde el estado Sucre

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia