El presidente norteamericano, Donald Trump, se dirigirá este sábado a Tulsa, Oklahoma, para abordar lo que probablemente sea una gran concentración de sus simpatizantes en su primer mitin de la campaña electoral 2020, a pesar de las objeciones de sus funcionarios respecto a la posible propagación del coronavirus; además de que se teme que la violencia callejera pueda estallar cuando manifestantes y partidarios acudan en masa al evento.

Esta concentración pública, es la primera desde que la pandemia cerró gran parte del país el pasado mes de marzo, y se prevé que miles de simpatizantes llenen el Centro BOK; que posee una capacidad para 19.000 personas.

Los partidarios de Trump, han estado haciendo cola durante días para asegurar su asiento en el primer gran evento de la campaña de Trump; quién anticipó el pasado lunes recibir más de 1 millón de solicitudes de boletos.

Preparativos antidisturbios y medidas anticoronavirus en Tulsa

El presidente Trump también planea un evento al aire libre, y los funcionarios esperan que unas 100.000 personas converjan en la ciudad de Tulsa en apoyo al candidato a la reelección.

Este mitin, llega en un momento en que la campaña de Trump se encuentra pasando por una gran crisis. Con los Estados Unidos sacudidos por el brote de coronavirus, una recesión económica y recientes disturbios y protestas por la muerte de George Floyd, los números electorales de Trump se han visto negativamente afectados; y algunos analistas le dan al oponente demócrata Joe Biden una ventaja de dos dígitos sobre Trump.

Pero el mitin ha generado serias preocupaciones respecto a que podría ser un evento «súper propagador» para el coronavirus; el cual se lleva a cabo en un estadio cerrado.

Evento masivo en un estadio cerrado, en plena pandemia

Los encargados de la campaña de Trump han dicho que tienen la intención de realizar controles de temperatura, distribuir desinfectante para manos y tapabocas entre los asistentes; pero una demanda legal interpuesta esta semana intentó hacer que las máscarillas sean obligatorias y obligar a los asistentes a mantenerse a una distancia de dos metros entre sí. La Corte Suprema de Oklahoma falló en contra de la demanda el pasado viernes.

Los funcionarios de Trump también han alegado hipocresía por parte de los críticos de la campaña de reelección presidencial en los medios, señalando que muchos de ellos han guardado silencio; mientras se celebraban abiertamente las recientes protestas masivas en respuesta a la muerte de George Floyd.

«Si bien apreciamos la gran preocupación por nuestros asistentes a la manifestación, deben exhibir esa misma preocupación por los manifestantes; que no están distanciados socialmente en muchos casos», dijo el viernes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, a periodistas en la Casa Blanca.

«Nuestra posición es que los medios de comunicación no deberían tomar decisiones sobre sus directrices con respecto al distanciamiento social basado en ideologías políticas; o lo que creen que es el valor de esa medida», dijo McEnany.

[Fuentes]: Extra Venezuela| FoxNews | Redes

No dejes de leer: Mas de 60 mil venezolanos regresaron al país en plena pandemia

* Infórmate al instante, únete a nuestro canal de Telegram NoticiasACN