Una deuda fue el móvil del asesinato de una pareja en Carabobo

Advertisement

La pareja Piar Blas Rodríguez, de 34 años, originario de Perú y Laura Emperatriz Medina Briceño, de 19 años, fue víctima fatal de cuatro hombres que los asesinaron por una deuda. Un hecho que se suscitó en Valencia, estado Carabobo.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la subdelegación municipal de Valencia recibieron la denuncia de la desaparición de las víctimas. Durante las pesquisas hallaron los cadáveres de la pareja, enterrados en una fábrica textil llamada Ashley, situada en el barrio Bello Monte 2, parroquia Rafael Urdaneta de Valencia.

Los pesquisas durante los interrogatorios a los familiares, amigos y conocidos de las víctimas, además a los testigos, la verificación fílmica de las cámaras de seguridad cercanas, lograron determinar el móvil del crimen e identificar a los implicados.

Los involucrados fueron identificados como Liborio Keny Morales Rodríguez, de 37 años, originario de Perú, Carlos Esneider Sánchez Ojeda, de 29 años, Joelvis Jise Aular Vásquez, de 26 años y Luis Manuel Gelvis Sarmiento, de 26 años.

Estos hombres aprovechándose de la confianza que tenían con las víctimas, los citaron en la fábrica textil para tratar una deuda por un contrato. En medio de la reunión sostuvieron una acalorada discusión, que terminó en doble homicidio.

La pareja fue atacada a golpes y luego los estrangularon. Posteriormente los agarraron del cuello, manos y pies para enterrarlos en un terreno de la fábrica, así lo informó el comisario general del Cicpc en la región, Wilmer Rivera.

Otro aspecto importante en la investigación fue la desaparición de una moto, de una de las víctimas, que estaba en posesión de uno de los implicados, una evidencia que también demuestra la culpabilidad de los cuatro mencionados.

Deja un comentario

Extra Venezuela

Las noticias de Venezuela sin censura

QUIENES SOMOS

Somos un grupo de periodistas que queremos difundir las noticias para vencer el cerco mediático y la censura producto de la dictadura en Venezuela, nos hace víctimas de consumir una sola linea informativa sin poder disentir y sin poder conocer la verdad.